Actividad física semanal puede prevenir la depresión




A nivel mundial 5% de adultos y 5,7 de adultos mayores sufren esta condición que puede evitarse con 2,5 horas de caminata rápida a la semana, entre otros consejos.

Cada 13 de enero se conmemora el Día Mundial de la Lucha Contra la Depresión, trastorno mental común que, según la organización Mundial de la Salud (OMS), sufre un 5% de los adultos y 5,7% de personas mayores a nivel mundial y es la principal causa de discapacidad, contribuyendo de forma muy importante a la carga mundial general de morbilidad.

Puede convertirse en un problema de salud serio, especialmente cuando es recurrente y de intensidad moderada a grave. Puede causar gran sufrimiento a la persona afectada y alterar sus actividades laborales, escolares y familiares. En el peor de los casos, puede llevar al suicidio, que anualmente alcanza más de 700 mil casos, siendo la cuarta causa de muerte en el grupo etario de 15 a 29 años, indica la organización.

Aunque hay tratamientos conocidos y eficaces contra los trastornos mentales, más del 75% de las personas afectadas en los países de ingresos bajos y medianos, no recibe tratamiento. Entre los obstáculos para una atención eficaz se encuentran la falta de recursos y de proveedores de atención de salud capacitados, además de la estigmatización asociada a los trastornos mentales.

PREVENCIÓN

Según la OMS, hay relación entre la depresión y la salud física. Por ejemplo, las enfermedades cardiovasculares pueden producir depresión, y viceversa.

Por otro lado, está demostrado que los programas de prevención reducen la depresión. Entre las estrategias comunitarias eficaces para prevenirla se encuentran los programas escolares para promover un modelo de afrontamiento positivo entre los niños y los adolescentes. Las intervenciones dirigidas a los padres de niños con problemas de conducta pueden reducir los síntomas depresivos de los padres y mejorar los resultados de sus hijos.

Los programas de ejercicio para las personas mayores también pueden ser eficaces para prevenirla.

La docente de la Escuela de Kinesiología de la UTalca, Verónica Ramírez, dijo al respecto que efectivamente “existe una asociación entre la realización de actividad física, la salud mental y la depresión. Favorece una mejor autopercepción de la aptitud física e imagen corporal, la interacción social y el desarrollo de estrategias de afrontamiento. El aspecto social de la participación puede operar incluso con dosis relativamente bajas de actividad”.

Añadió que se recomienda 150 minutos de actividad física a la semana. Los adultos que cumplen con las recomendaciones de actividad física (equivalente a 2.5 horas por semana de caminata rápida) tienen un menor riesgo de depresión, en comparación con los adultos que informan que no realizan actividad física. “Por lo tanto, los profesionales de la salud debemos alentar cualquier aumento en la actividad física para mejorar la salud mental”, recalcó.

ALIMENTOS

La docente de la Escuela de Nutrición y Dietética, Paula Contreras, explicó que “el estado del ánimo está condicionado por factores ambientales o personales, pero también actúa el cerebro, ya que -mediante la síntesis de sustancias- produce adrenalina, serotonina o dopamina, entre otras hormonas, que van determinando cómo nos podemos sentir durante periodos determinados. Y es aquí donde la alimentación juega un papel importante ya que está comprobado científicamente que ciertos alimentos pueden aumentar o disminuir la secreción de neurotransmisores que intervienen en el bienestar mejorando nuestro estado de ánimo, el comportamiento, el sueño, etc.”.

La académica de la Facultad de Ciencias de la Salud UTalca, agregó que “el principal regulador del ánimo es el triptófano, aminoácido esencial precursor de serotonina, conocida también como hormona del humor, que disminuye la ansiedad. Lo podemos encontrar en carnes de pollo o pavo, salmón, yema de huevo, ciertas frutas como piña, ciruela, palta; verduras de color verde oscuro, además de frutos secos como nueces, almendras, pistachos y en el chocolate amargo, ojalá mayor a 70% de cacao para evitar la ingesta excesiva de azúcar. Igualmente se encuentra en la leche materna, por eso es tan importante que la lactancia sea de libre demanda ya que -además de nutrir- mantendrá al lactante feliz”.

“Es muy importante respetar las porciones de los alimentos y preferir siempre alimentos menos procesados -dijo Contreras- ya que fomentan la salud intestinal y la absorción de nutrientes. Actualmente la microbiota juega un papel fundamental en todo nuestro organismo y el cerebro no se queda atrás. Hoy se estudia cómo los microbios en el intestino influyen en la producción de serotonina y dopamina que regulan nuestro estado de ánimo y nuestras emociones, por lo tanto la microbiota intestinal contribuye de forma directa en nuestra salud mental. Para mantener una microbiota adecuada deberíamos consumir al menos 25 gramos de fibra en el día. Ésta la podemos encontrar en frutas, verduras y legumbres. Los alimentos fermentados también contribuyen”.

AYUDA

Es importante recalcar que en los últimos días el Gobierno puso a disposición del público el fono ayuda 4141, para quienes presenten ideas suicidas.