Clínica de Kinesiología capacitará a educadoras de Junji y pesquisa necesidad de atención infantil




Profesora Andrea Leiton explicó detalles del convenio firmado entre ambas entidades. “Los niños/as se expresan a través del movimiento, por lo que pueden mostrar necesidades o alteraciones emocionales, sensoriales u otras”, precisó.

Gracias al convenio suscrito entre la Junta de Jardines Infantiles (Junji) Regional y la Clínica de Kinesiología de la UTalca, decenas de educadoras serán capacitadas en torno a cómo pesquisar y abordar (desde y con el movimiento) casos de pequeños en sus aulas con problemas motores, sensoriales o de vulnerabilidad en el hogar, entre otros.

La académica y kinesióloga de la clínica, Andrea Leiton, explicó que el acuerdo partió a raíz de la necesidad de que los internos (estudiantes de 5° año de la Escuela de Kinesiología UTalca), pudieran atender a pacientes infantiles. “Por lo tanto acordamos que los niños del jardín Junji de la UTalca, que tuvieran la necesidad, pudieran asistir a la clínica. Pero esto se amplió y ahora tiene varias aristas”, dijo la profesora.

“Ahora también vamos a aquellos jardines donde Junji nos señala que hay más necesidades y mediante la observación del movimiento podemos indicar qué niños necesitan estimulación temprana o ser derivados a un especialista, evaluación clínica, rehabilitación u otras sugerencias relacionadas a la conducta, por ejemplo, con niños que son más disruptivos”.

Consultada sobre esto último, Leiton explicó que “los niños/as se expresan a través del movimiento, por lo que pueden mostrar necesidades o alteraciones emocionales, sensoriales u otras. Por lo tanto a través de las conductas podemos saber si a un niño/a no le gusta que lo toquen, si necesita más estimulación o si sucede algo a nivel emocional que hace que se comporte de cierta forma. El que se golpeen o golpeen a otros no es parte de su desarrollo, por lo que podemos decir que algo está sucediendo en su entorno o con él mismo que hace que se comporte así”.

La kinesiología puede abordar estos casos con integración sensorial o derivar a un especialista, explicó la académica de la Facultad de Ciencias de la Salud UTalca. “Efectivamente hemos pesquisado a hay niños que están cursando factores emocionales en la familia”.

CAPACITACIÓN

Otro trabajo que realizarán los/las profesionales de la Clínica de Kinesiología UTalca en el marco de este acuerdo, será capacitar a las educadoras sobre “los requerimientos que hemos observado que Junji necesita. Por ejemplo, cómo pueden abordar a niños -de todos los niveles (Sala Cuna Menor y Mayor)- que sean neurodivergentes o que ya tengan un diagnóstico TEA. Este se va a hacer desde septiembre -fecha por confirmar- vía Zoom para poder abarcar toda la región”.

Un problema que se destaca es el de la vulneración de los pequeños en sus hogares, “porque la salud mental de los adultos no estaba bien y con la pandemia y el confinamiento se agudizó el problema que ahora es más visible, lo que se ve lamentablemente reflejado en los niños, quienes además también sufrieron el estrés del encierro, por lo que ahora estamos viendo niños muy disruptivos, que no se adaptan a estar fuera de casa todo el día. Y un niño que viene de un hogar que no está estable emocionalmente, llega a un jardín que no sabe cómo contenerlo. Y no es un solo niño/a, son 20 más”.

En resumen, dijo Leiton, este convenio es una ayuda real para los pequeños ya que sus educadoras sabrán cómo reaccionar para que los niños tengan un mejor aprendizaje y desarrollo.