Con excelente asistencia se desarrolló Jornada de Formación de Monitores de Lactancia Materna




Actividad fue organizada por académicas de la Escuela de Obstetricia y Puericultura y contó con más de 40 participantes.

Como parte de un proyecto de post título y para celebrar la Semana de la Lactancia Materna, las docentes de la Escuela de Obstetricia y Puericultura de la UTalca, Marjorie Medel y Gabriela Herrera, organizaron la Jornada de Formación de Monitores de Lactancia Materna, dirigida a estudiantes de 3er, 4º y 5º año de la carrera.

La profesora Herrera señaló que la idea es “traer los nuevos conocimientos y evidencias que hemos aprendido algunas docentes que estamos cursando una especialización en Lactancia Materna, hacia los estudiantes y que ellos también puedan adquirirlos”.

La directora de la mencionada escuela, Mercedes Arenas, destacó que esta capacitación es un plus para los jóvenes, ya que no está contemplado en la malla curricular tener el certificado de monitores en lactancia materna.

“Sin duda será una ventaja contar con este certificado cuando ya sean profesionales, con lo que podrán promover la lactancia materna con mayor propiedad. Ésta trae grandes beneficios no sólo para la madre y el hijo, sino también para la familia y la sociedad, porque evita las patologías crónicas, las caries, es decir, la comunidad tendrá personas sanas”.

Al ser consultada por cuán arraigada está esta costumbre en la sociedad, respondió que ha vuelto con fuerza. “Antiguamente todos nos amamantábamos hasta los2 o 3 años; luego después se usaron mucho los suplementos y la mamadera porque algunas mamás no querían amamantar para no deformar las mamas. Y actualmente se ha comprobado un sinfín de beneficios para todos, con cifras regionales que indican que sobre un 90 por ciento de las madres que egresan de la Maternidad, se van amamantando a sus hijos”.

Arenas recalcó que el objetivo es que se mantenga este tipo de “alimentación exclusiva hasta los 6 meses de nacido, más aún cuando existe el periodo postnatal para la madre”.

CULTIVAR LA EMPATÍA

Una de las expositoras fue la docente de la misma escuela, María del Carmen Briones, quien recalcó a los estudiantes que lo principal frente a una paciente, es cultivar la empatía y no usar palabras enjuiciadoras, así como reforzar la confianza y dar ayuda práctica, aceptando lo que la madre siente y piensa. “Reconozca y elogie lo que la madre y su bebé están haciendo bien, use un lenguaje sencillo al hacer sugerencias, no dé órdenes”, dijo, resaltando que “una madre que pierde la confianza puede ceder a las presiones y malos consejos y dar relleno. Recuerde hacer preguntas abiertas y no orientar la respuesta”.

La profesora Marjorie Medel, detalló los beneficios de amamantar. “Junto con ayudar a la pronta recuperación física, disminuye el riesgo de hemorragia después del nacimiento así como la depresión postparto”.

Al mismo tiempo, proporciona al niño/a todos los nutrientes y la hidratación necesarios. Ayuda a prevenir infecciones gastrointestinales y respiratorias, obesidad, diabetes, leucemia, alergias, cáncer infantil, hipertensión y colesterol alto, además disminuye el riesgo de mortalidad en el primer año de vida.

“También se ha observado que la lactancia materna se asocia con el desarrollo cognitivo a largo plazo y el coeficiente intelectual, que a su vez está asociado con el nivel educativo y los ingresos que estas personas percibirán en su vida adulta; fortalece el pego y disminuye el riesgo de violencia intrafamiliar, además del ahorro económico al no tener que comprar fórmulas o sucedáneos de leche materna. A largo plazo contribuye a disminuir las probabilidades de desarrollar cáncer de ovarios, de mama, diabetes tipo ll, hipertensión, anemia, osteoporosis, entre otras”, dijo Medel.

Otros beneficios apuntan a la contribución al desarrollo de los países “pues ayuda a disminuir los costos en atención de salud”.