Recomendaciones para una correcta lactancia materna




En la Semana de la Lactancia Materna, académica de la Escuela de Obstetricia UTalca, Marjorie Medel, recalcó algunos beneficios de este tipo de alimentación: Disminuye el riesgo de hemorragia después del nacimiento así como la depresión postparto.

Más de 170 países adhieren a la Semana Mundial de la Lactancia Materna (1 al 7 de agosto), con el objetivo principal de fomentar, proteger y respaldar este tipo de alimentación.

La académica de la Escuela de Obstetricia y Puericultura de la UTalca, Marjorie Medel, explicó que los objetivos de esta efeméride son informar a las personas sobre su rol en el fortalecimiento como apoyo a la lactancia, establecer la lactancia materna como parte de una buena nutrición, seguridad alimentaria y reducción de las desigualdades; interactuar con personas y organizaciones de toda la cadena efectiva de apoyo a la lactancia materna, e incidir en la acción para fortalecer la capacidad de los actores y los sistemas para un cambio transformador.

En cuanto a los consejos para una mejor lactancia materna, Medel recalcó que es fundamental “el inicio temprano de la lactancia materna, en lo posible lo más cercano al parto. El bebé se debe poner en contacto con la piel de la madre, en el pecho, inmediatamente después del nacimiento, para aprovechar la habilidad innata de los recién nacidos para encontrar el pecho de la madre y comenzar con la succión, lo que aumenta las posibilidades de una lactancia exitosa”.

Al mismo tiempo, la docente resaltó que es necesario “amamantar de forma exclusiva y a libre demanda por lo menos hasta el sexto mes, ya que asegura la entrega de todos los nutrientes que el bebé necesita. De acuerdo con la sugerencia de la OMS se recomienda mantenerla en forma complementaria a la alimentación hasta los 2 años”.

En la misma línea de las recomendaciones -agregó- “debemos educar a la población para solicitar ayuda en el caso de presentar algún problema en el amamantamiento”.

Otras sugerencias son: No dar chupete ni mamadera al recién nacido, fortalecer el vínculo con el padre informando de la importancia de éste en el apoyo a la lactancia; y buscar la posición más cómoda tanto para la madre como para él bebe, ya que aumenta las posibilidades de una lactancia exitosa.

BENEFICIOS

En cuanto a los beneficios para la madre, Medel señaló que “junto con ayudar a la pronta recuperación física, disminuye el riesgo de hemorragia después del nacimiento así como la depresión postparto”.

Al mismo tiempo, proporciona al niño/a todos los nutrientes y la hidratación necesarios, ayuda a prevenir infecciones gastrointestinales y respiratorias, obesidad, diabetes, leucemia, alergias, cáncer infantil, hipertensión y colesterol alto, además disminuye el riesgo de mortalidad en el primer año de vida.

Por otro lado, dijo la académica de la Facultad de Ciencias de la Salud, “también se ha observado que la lactancia materna se asocia con el desarrollo cognitivo a largo plazo y el coeficiente intelectual, que a su vez está asociado con el nivel educativo y los ingresos que estas personas percibirán en su vida adulta”.

También, la lactancia materna “fortalece el pego y disminuye el riesgo de violencia intrafamiliar, además del ahorro económico al no tener que comprar fórmulas o sucedáneos de leche materna, y a largo plazo contribuye a disminuir las probabilidades de desarrollar cáncer de ovarios, de mama, diabetes tipo ll, hipertensión, anemia, osteoporosis, entre otras”.

Otros beneficios apuntan a la contribución al desarrollo de los países “pues ayuda a disminuir los costos en atención de salud. Además, ayuda al cuidado del medio ambiente ya que no produce desechos (como tarros) y evita el uso de materiales contaminantes para publicidad”, dijo la académica.