8 de junio: Día sobre los Tumores Cerebrales




Director del Magíster en Ciencias Biomédicas UTalca, Sergio Wehinger, explicó que los tumores cerebrales benignos más frecuentes en Chile son los meningiomas, que crecen en las meninges, de ahí su nombre. Llegan a ser el 30% de los tumores cerebrales primarios y es el doble más frecuente en mujeres que en hombres”. A nivel mundial, representan el 2% de casos de cáncer en adultos.

La Asociación de Tumores Cerebrales de Alemania creó el año 2000 el Día Mundial sobre los Tumores Cerebrales (8 de junio), para dar a conocer esta enfermedad que representa el 2% de los casos de cáncer en adultos.

El director del Magíster en Ciencias Biomédicas UTalca, Sergio Wehinger, explicó que “un tumor cerebral corresponde a una masa celular que se produce en el cerebro producto de una alteración en la programación celular. Toda célula normal se multiplica bajo ciertas ‘órdenes’ del organismo que lo permiten. En los tumores, un grupo de células sufre alteraciones en su material genético que hacen que se multipliquen exageradamente, formando una masa que es el tumor propiamente tal”.

La clasificación más básica de los tumores cerebrales, es que pueden ser benignos o malignos. El académico especificó que “son benignos cuando la masa celular no es cancerígena, es decir, no invaden más allá del sitio donde se forma y no hacen metástasis. Además, su crecimiento es lento. Sin embargo, igual pueden hacer mucho daño en el cerebro a medida que crecen. Por ello y a diferencia de otros tumores benignos, los cerebrales son siempre graves aun cuando son benignos”.

Los malignos, en cambio -dijo Wehinger- tienen alteraciones celulares más graves, crecen mucho más rápido y pueden invadir distintas zonas del cuerpo, generando metástasis. Cuando se originan en el cerebro, se denominan primarios. También puede ser que el tumor cerebral sea maligno, pero haberse originado en otra parte del cuerpo, que es cuando se les denomina secundarios. Es decir, llega al cerebro por metástasis. Entre los cánceres que más hacen metástasis cerebral, destacan el melanoma (cáncer de piel), cáncer de pulmón, cáncer renal, de mama y de pulmón”.

¿Por qué se forman? “La razón de su formación es similar a la de cualquier tumor: una combinación de predisposición genética y ambiental”, explicó el académico. “Aun así, apenas el 5% de los tumores cerebrales tiene una historia genética-familiar detectable. El resto, es eminentemente desencadenado por el ambiente, aunque siempre es posible que exista cierta predisposición genética, por lo que son considerados multifactoriales”.

Un factor de riesgo importante es la “exposición a radiación para eliminar otros cánceres. Por eso, los médicos siempre deben evaluar si el riesgo de este tipo de tratamiento es inferior al beneficio. No existe suficiente evidencia actualmente de que las radiaciones electromagnéticas que recibimos cotidianamente, como con celulares y otros aparatos eléctricos, sean un factor de riesgo importante para los tumores cerebrales, por lo que no se les considera dentro de las posibles causas”, detalló.

SÍNTOMAS Y DIAGNÓSTICO

Los síntomas de un tumor cerebral comúnmente se manifiestan como dolores de cabeza que pueden agravarse y producir náuseas y vómitos. “Es especialmente de cuidado, que se presenten dolores de cabeza frecuentes de forma súbita, en personas que normalmente no los padecían y que no se pueden atribuir a causas más comunes (falta de sueño, cansancio visual, ayuno, etc.)”.

Otros síntomas -señaló el académico de la Facultad de Ciencias de la Salud- dependerán del área del cerebro que dañen, “produciendo deterioro de las funciones mentales, cambios raros del estado de ánimo e irritabilidad no habitual. También comportamientos desinhibidos no comunes en la persona, pueden ser un signo de alerta. En personas mayores, puede presentarse con pérdidas de memoria similar a una demencia. En algunos casos, puede inducir parálisis de algunas partes del cuerpo. En estados avanzados puede producirse pérdida de la visión, de equilibrio, fiebre, convulsiones e incluso coma”.

Respecto al diagnóstico, aparte de síntomas y signos sugerentes como los ya mencionados, Wehinger explicó que “los tumores cerebrales pueden ser diagnosticados por técnicas de imagen como la tomografía computarizada y resonancia magnética. También el estudio de punción lumbar y biopsias cerebrales pueden ser muy útiles para tumores malignos que han invadido las meninges (capas de tejido que rodean al cerebro). El tratamiento depende del tipo de tumor y consiste en cirugía craneal para extraerlo, siempre que se pueda, así como la radiación intensa solo sobre el tumor. También existen implantes cerebrales que liberan químicos antitumorales directamente sobre el tumor”.

EN CHILE

Finalmente, los tumores cerebrales benignos más frecuentes en Chile son los “meningiomas, que crecen en las meninges, de ahí su nombre. Llegan a ser el 30% de los tumores cerebrales primarios y es el doble más frecuente en mujeres que en hombres. Otro importante es el de los adenomas benignos de la hipófisis. Entre los malignos primarios más comunes están el glioblastoma y el astrocitoma. Ambos surgen de alteraciones cancerosas de la glía, que son las células que dan soporte a las neuronas en el sistema nervioso central”.