Fibromialgia: el dolor crónico que afecta a un 6 por ciento de la población mundial




Desde 1993, cada 12 de mayo se conmemora el Día Mundial de la Fibromialgia y del Síndrome de la Fatiga Crónica, coincidiendo con el Día de la Enfermería y el natalicio de Florence Nightingale, precursora de dicha profesión, quien quedó postrada urante 50 años a causa de esta enfermedad.

El 12 de mayo no sólo es el Día de la Enfermería, sino que además se conmemora el Día de la Fibromialgia y el Síndrome de Fatiga Crónica. Ambas efemérides se designaron en esta fecha ya que es el natalicio de Florence Nightingale, precursora de la Enfermería, quien quedaría postrada en su cama durante 50 años a causa de dicha enfermedad.

El director del Doctorado en Ciencias Biomédicas de la UTalca, Rodrigo Moore, explicó que la fibromialgia “es una enfermedad crónica. Se caracteriza por dolor generalizado, musculo esquelético principalmente. En cuanto a la prevalencia en Chile, va de un 0,5 a un 5 por ciento de la población general, es decir, de cada 100 personas, 1 a 5 pueden desarrollarla durante su vida. No hay una causa conocida, pero se ha visto que está asociada a algún tipo de herencia. Seguramente a algún gen, porque es mucho más probable sufrir esta enfermedad cuando tienes algún familiar directo con fibromialgia; pero, repito, no se ha asociado específicamente a alguna causa conocida, aunque es muy posible que haya un origen genético”.

También señaló que “está ligada a enfermedades autoinmunes como el lupus o artritis reumatoide. Además, se da más en mujeres. Cerca del 70 a 80 por ciento de quienes la padecen, son mujeres de los 35 años en adelante. El caso característico es ‘mujer de 40 años con episodios de dolor mantenidos por más de tres meses’. Se trata de un dolor difuso, que no se puede localizar, asociado a otros signos o síntomas: cuadros de salud mental como depresión o ansiedad; por eso el tratamiento integral de pacientes con fibromialgia debe incorporar salud mental, como por ejemplo para corregir el sueño, que es otra característica que presentan, no duermen bien; además pueden presentar problemas de concentración o memoria y/o migraña”.

Dentro de las posibles causas, dijo Moore, “se ha teorizado que estas personas tienen mayor sensibilidad al dolor, que se conduce desde los nervios periféricos al sistema nervioso a través de distintas conexiones, y al parecer éstas estarían sobre sensibilizadas en estos pacientes. También se ha visto que aparece después de un evento traumático, como un accidente de tránsito, una infección o enfermedad grave que de cierto modo gatilla el inicio de esta otra enfermedad”.

Pese a que no es nueva (la OMS la reconoció como enfermedad en 1992), solo se empezó a estudiar hace poco, explicó el académico, “ya que se creía que era una dolencia psicosomática. Hoy, se sabe que no es así, que hay un estímulo probablemente asociado a la hipersensibilidad en el sistema nervioso central y periférico, que causa todos estos signos y síntomas que complica la vida a estas personas”.

FATIGA CRÓNICA

Sobre el Síndrome de Fatiga Crónica (SFC), la académica del Departamento de Salud Pública de la Facultad de Ciencias de la Salud de la UTalca, Marcela Marín, señaló que “ha sido clasificado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una enfermedad neurológica grave y aparece en la lista americana de enfermedades nuevas, recurrentes y resistentes a los medicamentos”.

“El SFC corresponde a un trastorno crónico con presencia de signos y síntomas característicos, por ejemplo, alteraciones de sueño y problemas de concentración. La fatiga, se considera como una disminución del poder funcional de los órganos, acompañado de una sensación de malestar y cansancio.

La prevalencia de SFC, con el código G93.3 de la clasificación de enfermedades, se estima en torno al 2,54% siendo más frecuente en mujeres que en hombres (8/2) de edades comprendidas entre los 20 y 40 años. Es una enfermedad que suele provocar un alto grado de discapacidad física. Entre 17 y 24 millones de personas en todo el mundo padecen este trastorno, los afectados suelen ser estigmatizados como personas depresivas o con problemas mentales”, precisó Marín.

COVID Y SFC

La académica recalcó que este síndrome se ha hecho más visible “luego de las infecciones por COVID-19, ya que, en algunas personas persiste la sensación de cansancio y agotamiento. En Chile, los síntomas pueden continuar en más del 70% de la población a las 3 a 4 semanas de haber tenido COVID, luego el porcentaje va disminuyendo a lo largo de las semanas”.