Posible racionamiento de agua y su impacto en la salud humana




¿Qué haríamos con poco o nada de agua? Docentes de la Facultad de Ciencias de la Salud responden dudas y entregan recomendaciones.

La sequía que afecta al país al parecer decantará en el racionamiento del agua para consumo humano en algunas regiones, incluida Maule. ¿Cómo afectará esta medida a la población? La docente de la Escuela de Nutrición y Dietética, Monserrat Morales, explicó que podría ser riesgoso ya que justamente el cuerpo humano está compuesto principalmente de agua

“Es esencial para los procesos de digestión, absorción y eliminación de desechos metabólicos no digeribles, como también para la estructura y función del sistema circulatorio. Actúa como medio de transporte de nutrientes y de todas las sustancias corporales, y tiene una acción directa en el funcionamiento de la temperatura corporal”, detalló.

Sobre las funciones esenciales del agua en la salud humana, la profesional agregó que al nacer el cuerpo humano “está compuesto de un 75% de agua y cerca de un 60 por ciento en la edad adulta. Al mismo tiempo, un 60% de esta agua está al interior de las células; mientras el resto circula en la sangre y baña los tejidos”.

Entonces, “el agua, junto con la que contienen los alimentos garantiza la correcta hidratación (y correcto funcionamiento del cuerpo). El ser humano puede estar varios meses sin comer, pero sin agua, solo unos pocos días. Algunos expertos hablan de 5 a 10 días sin agua, pero una pérdida del 20% es incompatible con la vida. Por lo tanto, la falta de consumo de agua puede provocar deshidratación que es un problema de salud serio, potencialmente mortal si no se trata a tiempo”.

Morales agregó que “hay que pensar que todas las funciones que mencioné ya no podrían trabajar al 100 por ciento, por lo tanto si el cuerpo carece de agua puede surgir gran cantidad de problemas, como el aumento de la temperatura corporal, se reducen las ventajas térmicas; se producen problemas digestivos, infecciones del tracto urinario, fatiga; la piel, boca y ojos se secan, se produce ansiedad; afecta el rendimiento intelectual, aparecen reacciones alérgicas y dolor de cabeza, espalda y articulaciones”.

TERCERA EDAD

Según la docente de la Facultad de Ciencias de la Salud de la UTalca, el adulto mayor es el que corre más riesgo en caso de la falta de agua para beber, porque durante el proceso de envejecimiento el agua corporal va disminuyendo, entonces si le añadimos la pérdida por la falta de concentración de la orina y por el uso de laxantes y diuréticos. A esto hay que agregar que el adulto mayor comienza a perder la sensación de sed y por eso bebe menos agua”.

HIGIENE

La docente de la Escuela de Enfermería UTalca, Julieta Navea, consultada al respecto señaló que ante los efectos en la higiene (lavado de manos, cuerpo, y utensilios), será necesario aumentar los cuidados y la prevención de enfermedades, ya que la falta de limpieza provoca problemas gastrointestinales: “La falta de agua puede llevar a aumento de enfermedades infectocontagiosas, principalmente de contagio fecal oral, por lo que priorizar el lavado de utensilios y de manos después de ir al baño y antes de comer es fundamental”.

Agregó que “la disposición de excretas también debe considerarse, por el aumento de vectores (moscas), por lo que mantener baño cerrado o tapa del excusado cerrada son algunas alternativas”.

Navea recalcó respecto a la higiene personal que se debe priorizar mantener agua “al menos para lavado de manos, cepillado dental, genitales, que son zonas del cuerpo más sensibles a infecciones”.