Directora de Nutrición UTalca participará en actualización de guías alimentarias para la población chilena




Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA), será el encargado de renovar la información para educar a la comunidad en alimentación saludable. “Los nutricionistas somos los profesionales competentes para hacer la educación alimentaria y utilizar las GABA nos permite mejorar y fortalecer los buenos hábitos alimentarios de la población”, explicó la docente.

La directora de la Escuela de Nutrición y Dietética de la UTalca, Mónica Jiménez, fue invitada a participar en la segunda fase del estudio “Actualización de las guías alimentarias basadas en alimentos (GABA) para la población chilena”, que fue adjudicado al Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA) de la Universidad de Chile.

La invitación señala: “Conocedores de su profesionalismo y su labor, queríamos contar con su participación como experto, para participar de la técnica cualitativa DELPHI, que es una técnica de consenso que consiste en responder al menos dos encuestas virtuales de opinión, sobre los diferentes mensajes que fueron elaborados con el propósito de guiar a la población a adoptar hábitos alimentarios más saludables”.

La docente de la Facultad de Ciencias de la Salud UTalca, explicó que las Guías Alimentarias Basadas en Alimentos (GABA) “son una herramienta destinada al equipo de salud para educar a la comunidad toda en alimentación saludable. Los nutricionistas somos los profesionales competentes para hacer la educación alimentaria y utilizar las GABA nos permite mejorar y fortalecer los buenos hábitos alimentarios de la población, lo que llevará a promover el óptimo estado de salud y nutricional de las personas, potenciar los factores protectores y prevenir los factores de riesgo durante el ciclo vital completo”.

Sobre la importancia de esta invitación, dice Jiménez, “es que este tipo de herramientas debe considerar actualizaciones permanentes, pues tanto los estilos de vida como los perfiles epidemiológicos de las poblaciones son muy dinámicos, por lo cual las guías de este tipo y otras recomendaciones asociadas tienen que ser revisadas, modificadas y adaptadas de continua”.

¿Cómo cree que debiera ser la entrega de información sobre hábitos saludables? ¿Cuáles cree son las principales deficiencias?
“Considero que nuestra población tiene historia larga de promoción y educación en salud, y también existen algunas políticas al respecto beneficiosas como el Programa Nacional de Inmunización desde el nacimiento, los programas alimentarios PNAC y PACAM. El actual perfil epidemiológico nutricional de la población requiere que las comunidades accedan a la educación alimentaria desde todos los sectores y niveles: Educación (en los currículos de los programas de educación desde el nivel pre-escolar al terciario), Salud (establecimientos de Atención Primaria de Salud, APS), Agricultura (apoyo para la construcción de huertos comunitarios), Economía (recursos suficientes) y Ambiente”.

“Experiencias exitosas evidencian que la educación alimentaria para generar hábitos alimenticios saludables se hace en vivo: talleres de huertos familiares, talleres de cocina, talleres de actividad física y autocuidado en salud, destinados a las familias, profesionales de la salud y educación, estudiantes de todos los niveles y a cualquier ciudadano responsable de su salud y calidad de vida”.