Egresados 2019 y 2020 de Kinesiología UTalca recibieron su título profesional




Director de la carrera Juan Pablo Peralta resaltó que “se ha cumplido nuestro objetivo de aportar con profesionales a nuestro país y al mundo, con un sello de calidad… considerando siempre en su análisis los determinantes sociales, porque sabemos que los problemas en salud son complejos y requieren un abordaje integral”.

Este lunes se celebraron las titulaciones de los egresados 2019 y 2020 de la Escuela de Kinesiología UTalca, postergadas por la pandemia.

En la ocasión el director de la carrera, Juan Pablo Peralta, destacó a los nuevos profesionales que “nuestra profesión es dinámica, en movimiento, está más viva que nunca y ustedes son parte de ella. A pesar de que hoy estamos acá para celebrar el logro de sus títulos, ustedes ya se han ido integrando al trabajo y a la sociedad, por lo tanto se ha cumplido nuestro objetivo de aportar con profesionales a nuestro país y al mundo, con un sello de calidad, como parte de un equipo de salud que trabajará con personas que trataremos como si fueran un familiar, con una visión integral de la salud, considerando siempre en su análisis los determinantes sociales, porque sabemos que los problemas en salud son complejos y por lo tanto requieren un abordaje integral”.

Peralta agregó que “la pandemia, sin duda ha brindado desafíos y oportunidades a nuestra profesión, sabemos que más de uno/una de ustedes se sumó a trabajar bajo esta condición, con los servicios de salud funcionando en su máxima capacidad cumpliendo un rol fundamental y eso nos llena de orgullo”.

“Además de la pandemia -dijo- hay otros problemas de salud actuales que nos convocan desde la disciplina, como el sedentarismo y obesidad, el envejecimiento y funcionalidad, la salud mental y el ejercicio, telerrehabilitación, discapacidad e inclusión y otros focos más en que nuestra disciplina puede aportar significativamente”.

Por otra parte, el decano de la Faculta de Ciencias de la Salud, Carlos Padilla señaló a los jóvenes que “Chile es un país envejecido. Se espera que, en el 2025, unos tres millones de personas al menos tengan más de 60 años con un importante incremento de los mayores de 80 años, por lo que el kinesiólogo tiene una obligación sanitaria que deberá enfrentar mayoritariamente a una población necesitada de su conocimiento profesional”.

Agregó que “el kinesiólogo integrado a los equipos de salud también comparte la responsabilidad de educar a la comunidad en el desarrollo de hábitos y estilos de vida saludables. El principal de ellos probablemente se relacionará con la práctica de la actividad física a lo largo de todo el ciclo vital, pudiendo ser la gran estrategia que logre el mayor impacto en salud pública”.

Padilla además recalcó que “el rol profesional del kinesiólogo se ha visto reflejado en las distintas etapas del Covid19, desde la atención primaria y de urgencia hasta la atención de pacientes en la unidad de cuidados intensivos y posterior al alta hospitalaria. Además de su rol clínico asistencial, el kinesiólogo ha sido capaz de contribuir en áreas de educación, promoción, gestión en salud e investigación científica, aspectos que podrían ser esenciales en el manejo de la pandemia”.

“Así, es deber del kinesiólogo considerar esta oportunidad y asumir los múltiples desafíos derivados del virus para comprometerse y otorgar respuestas a las necesidades sanitarias actuales. Con la aparición de la pandemia, su formación -que ha evolucionado en los últimos años- ha ampliado sus competencias profesionales y contextos de desempeño… De esta forma las nuevas generaciones de kinesiólogos deberán abocarse a una forma de vida que recién se está vislumbrando y donde su labor profesional se verá incrementada por cientos de miles de personas con problemas sanitarios que prepandemia no se conocían o bien su número era muy reducido”.

Finalmente, el decano resaltó las enfermedades crónicas como “otro gran desafío donde un amplio número de estos pacientes derivarán sus necesidades de rehabilitación al mundo de la kinesiología”.