Ojo con lo que come en Fiestas Patrias




Mónica Jiménez, directora de la Escuela de Nutrición y Dietética, detalla que cada día de fiesta se come 3.5 veces más comparado con lo cotidiano. En el caso de los hombres significa aproximadamente 6 mil calorías por día, generando un kilo de peso corporal extra.

Comer es un placer, qué duda cabe. Pero si lo hacemos en exceso le podemos hacer una mala jugada a nuestra salud. Por eso, debemos poner atención -sobre todo en las festividades- en no sobrepasarnos.

La directora de la Escuela de Nutrición y Dietética, Mónica Jiménez, explica que “el exceso fiestero en el comer y beber, en los hombres y las mujeres, en sólo una comida significa 2.3 veces sobre lo habitual, si lo multiplicamos por 1.5 pensando en una once abundante y una cena similar al almuerzo, se produce un exceso total neto, por cada día de fiesta, de 3.5 veces comparado con lo cotidiano, en el caso de los hombres significa aproximadamente 6 mil calorías/día -si no realizan actividad física intensa (lo cual es absolutamente improbable en estas fechas)- generando un kilo de peso corporal extra. Si volvemos a multiplicar ahora por tres días de fiesta, tenemos aprox. 18.000 calorías y 3 kilos de peso corporal extras a expensas de grasa, porque masa muscular no se produce sin ejercicio físico permanente y ya no mucho en la adultez”.

Si usted es de los que dice, “después bajo de peso”, lea con atención: “Para perder los kilos de exceso, hay que hacer régimen hipocalórico personalizado y actividad física. Con la dieta regulada y una hora de ejercicio físico aeróbico diario, no se pierden más de 100 gramos/día. Cada 10 días con esa conducta se puede perder ½ kilo de peso corporal, saludablemente hablando, entonces aquellos 3 kilos que pudimos haber ganado en las Fiestas Patrias en tres días, los podríamos perder en 60 días ¿Qué es más fácil y menos caro, moderarse o descuidarse a la hora de celebrar?”, dice Jiménez.

Para ayudar a evitar la tentación de una comida poco saludable, la académica de la Facultad de Ciencias de la Salud sugiere asar “choclos, papas, zapallos italianos, berenjenas, cebollines, cebollas y chalotas, pimientos y tomates, ajíes. En brochetas quedan muy buenas las verduras al grill o parrilla”.

Otra sugerencia es priorizar como acompañamiento ensaladas, especialmente la famosa chilena; “estamos en plena temporada de alcachofas, todavía quedan las ricas arvejas y habas frescas; que mejor ensalada dieciochera que porotos viejos de todos colores o pallares con cebolla en escabeche o fresca, salsa de ají, ají verde o pebre; las verduras de hoja bien limpias y lavadas al chorro de agua potable, también puede ser ensaladas o cebiches de champiñones, digüeñes o changles, ulte, cochayuyo, zapallito italiano y no olvidemos el trigomote, el motemei y la quínoa con tomate y pepino, tampoco las ricas paltas y aceitunas para las ensaladas, los quesos frescos y de cabra también enriquecen las ensalada y reemplazan las proteínas de las carnes”.

Jiménez agrega que “las ensaladas también se pueden combinar con frutas frescas y secas: nueces, almendras, uvas y ciruelas pasas; las betarragas y zanahorias crudas más manzana verde queda ‘de rechupete’; se pueden mezclar zanahoria y maní molidos y un aderezo de mostaza, manzanas verdes, granos de granada, membrillo. También se pueden utilizar los chutney de frutas y cebiches, el de pera por ejemplo es maravilloso; en vez de mayonesa aderezar con crema ácida o yogurt natural, al agregar el aceite medir con la cucharita del café y lo menos de sal posible”.ménez agrega que “las ensaladas también se pueden combinar con frutas frescas y secas: nueces, almendras, uvas y ciruelas pasas; las betarragas y zanahorias crudas más manzana verde queda ‘de rechupete’; se pueden mezclar zanahoria y maní molidos y un aderezo de mostaza, manzanas verdes, granos de granada, membrillo. También se pueden utilizar los chutney de frutas y cebiches, el de pera por ejemplo es maravilloso; en vez de mayonesa aderezar con crema ácida o yogurt natural, al agregar el aceite medir con la cucharita del café y lo menos de sal posible”.

A la hora de los postres, el consejo es dar paso a “brochetas de frutas, tortas de merengue y fruta, merenguitos untados de manjar, tutti-frutti con merengue o helado de agua y obvio el infaltable huesillo con mote endulzado con poca azúcar; la gente sin exceso de peso y no diabética, pueden untar las brochetas de frutas en fuentes de chocolate”.

Para quienes no tiene problemas de salud o sobrepeso, Jiménez aconseja “comer ensaladas de pasta fría (cocinada al dente) y arroz frío mezcladas con muchas verduras; no olvidar la ensalada de papas y huevo duro tibios con aderezo de salsa verde de perejil. Todos podemos comer rico y sabroso en las celebraciones patrias. Las empanadas pueden ser de vegetales y si se agrega queso más que mejor. Las mejores combinaciones son ricotta-alcachofa, champiñón-choclo”.

La académica recuerda que “bailar cueca y otros pasos de baile como el ‘trotecito’ y la ‘resbalosa’ también son ejercicios aeróbicos, así que bailando una hora se queman un choripán chico y un mote c/huesillos también chico”.