Bancos de leche se extenderían a regiones




Matrona María Gracia Lavanderos realizó charla sobre el primer banco de leche en Chile, que pertenece al Hospital Sótero del Río, en Santiago, con motivo del Mes de la Matronería.

Con la presentación “Experiencia del Hospital Sótero del Río: Primer Banco de leche en Chile”, la Escuela de Obstetricia UTalca comenzó un ciclo de tres charlas con motivo del Mes de la Matronería.

María Graciela Lavanderos, profesional del mencionado centro de salud, fue la encargada de explicar la realidad de esta unidad que fue inaugurada el año 2015. Previamente, dijo, “en 1988 se cerraron los bancos de leche en Chile, por riesgo de VIH, hasta que en 2015 se excluyó la prohibición de donar leche materna”.

Consultada por los inicios del banco de leche, explicó que al principio lo que más costó fue encontrar el recurso humano. Sin embargo, hoy se trabaja en la normativa para la apertura de otros bancos de leche en Chile, señaló. “Fuimos un centro piloto, con financiamiento para investigación. Hoy sabemos que el próximo año vamos a capacitar a personal de otros hospitales para que tengan su propio banco de leche”.

IMPACTO EN LA SALUD

El impacto de la leche humana en el recién nacido prematuro, señaló Lavanderos, es amplio debido a que “no todos los prematuros pueden ser alimentados con leche materna, ya sea por enfermedad grave de la madre, estrés de la misma por la condición del hijo, inmadurez mamaria o condiciones biopsicosociales como el consumo de droga, por ejemplo”.

La matrona recalcó que “nuestras donantes son el motor del banco de leche… una donante debe tener excedente de leche. Quienes se interesen, nos pueden contactar por redes sociales u otras vías. Una vez contactada, estudiamos a la donante y hacemos una preclasificación. Luego, hacemos una entrevista telefónica para después hacerle exámenes y entregar insumos como extractor de leche y bolsas para almacenamiento de la misma”.

Lavanderos explicó que la labor de las profesionales del banco de leche también incluye hacer educación a las donantes. “Les ensañamos cómo hacer la esterilización de los insumos, que tienen que lavarse las manos, ojalá usar cofia y mascarilla (si está resfriada), lavar las mamas solo con agua y eliminar el primer chorrito de leche”.

Según estudios hechos por esta unidad, la mayoría de las donantes lo hace por la importancia de donar; mientras que un 33 por ciento lo hace porque tiene excedente de leche.

“La leche materna es la estrategia con mejor costo-beneficio por lo que todo el equipo de salud debe promoverla, apoyarla y protegerla”, recalcó la matrona.