Un 30% de chilenos sufre algún tipo de alergia




Académico de la Facultad de Ciencias de la Salud UTalca, Sergio Wehinger, explicó que las alergias más comunes son las de manifestación respiratoria como la rinitis alérgica (picazón, secreción y obstrucción nasal) y el asma (reacción alérgica a nivel de los bronquios, que produce irritación, tos y dificultad para respirar).

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) las alergias ocupan el cuarto lugar dentro de los problemas de salud más frecuentes. En Chile, al menos un 30% de las personas sufre algún tipo de alergia.

En el Día de las Alergias (8 de julio), el director del Magíster en Ciencias Biomédicas de la UTalca, Sergio Wehinger, explicó que las más comunes son las de manifestación respiratoria como la rinitis alérgica (picazón, secreción y obstrucción nasal) y el asma (reacción alérgica a nivel de los bronquios, que produce irritación, tos y dificultad para respirar).

“Las alergias son respuestas inadecuadas del sistema inmunitario. Científicamente son conocidas como ‘hipersensibilidad’, porque en ellas el sistema inmunitario responde agresivamente contra sustancias que, en su mayoría, no constituyen una amenaza inmediata para el organismo, como el polen, ciertos alimentos, etc. El principal problema con las alergias es que el sistema inmunitario responde de tal forma, que en muchos casos termina dañando al organismo, en lugar de defenderlo. Por ello se dice que es una respuesta inmunitaria inadecuada. Puede producir desde una picazón en la nariz y piel con estornudos a reacciones alérgicas graves, como el shock anafiláctico, donde se produce una baja fuerte en la presión arterial poniendo en peligro la vida. Afortunadamente, esto último es menos común”, detalló.

El académico agregó que a las sustancias que inducen esta respuesta, “se les denomina ‘alérgenos’. No se sabe aún mucho de las causas de las alergias, o porqué a unas personas les da y a otras no, pero sin duda hay relación con la genética de cada individuo y la exposición al ambiente, así como la presencia de ciertas infecciones, etc. También la contaminación ambiental y el cambio climático están favoreciendo su presencia en la población. Un aspecto importante de las alergias es que una vez producida, el sistema inmunitario queda con células de memoria que ‘recordarán’ al alérgeno y es el motivo por el que vuelven a aparecer, en especial las estacionales”.

Según Wehinger, en Chile los alérgenos respiratorios más comunes son “el polen, especialmente del árbol plátano oriental y de los pastos y malezas. Una alergia conocida en la cultura popular es la respuesta al litre (Lithraea caustica), que obviamente no se soluciona saludando al árbol en cuestión y cuya manifestación es principalmente a nivel de la piel. También es frecuente la alergia al polvo y a la caspa de mascotas (gatos y perros) y a los restos de ácaros, esos pequeños animales parientes de las arañas que viven en todas partes de la casa e incluso en nuestra piel. También las esporas de hongos son alérgenos muy comunes”.

Menos comunes, pero especialmente peligrosos como alérgenos, son los venenos de insectos himenópteros como las abejas y avispas, dijo el académico. “También algunas proteínas de los alimentos pueden inducir alergias, principalmente las presentes en huevos, pescado, leche, maní y mariscos”.

Afortunadamente -agregó Wehinger- existe tratamiento farmacológico, “que debe ser supervisado por un especialista. Consiste en antihistamínicos orales como la desloratadina, que inhibe los efectos de histamina, una sustancia producida por el cuerpo, que media los síntomas y signos de la alergia. Para casos más fuertes, se aplican corticoides, que disminuyen la inflamación y moderan la respuesta inmune. Su uso prolongado es peligroso, por ello debe ser supervisado”.

Para casos crónicos severos de alergias respiratorias, “se está aplicando la inmunoterapia alérgeno-específica, que consiste en aplicar cantidades graduales y crecientes del alérgeno, para inducir la tolerancia hacia este por parte del sistema inmunitario y no lo ‘vea’ como amenaza”, detalló el académico.