Telerrehabilitación destaca como gran opción para la salud en pandemia




Primer congreso internacional organizado por el Centro Tecnológico de Telerrehabilitación de la UTalca, destacó experiencias en medio de la crisis sanitaria y otras anteriores que se han consolidado en el nuevo escenario mundial.

La pandemia ha afectado a todos. Sin embargo, ha sido una oportunidad para mejorar aspectos relacionados a la tecnología y la comunicación a distancia y masificar su uso. Es el caso de la telerrehabilitación, que si bien antes del confinamiento por Covid estaba siendo investigada y puesta en marcha de manera experimental en el país, ahora aparece como una gran alternativa en salud.

Es el caso de la Terapia VERR, que fue presentada como experiencia en el “Primer Congreso Internacional de Investigación Aplicada, Tecnología y Salud: Cómo enfrentar nuevos desafíos en pandemia”, organizado por el Centro Tecnológico de Telerrehabilitación y Neurociencias del Movimiento Humano (CTTN) de la Facultad de Ciencias de la Salud de la UTalca.

La directora del centro e investigadora de la mencionada terapia, Valeska Gatica, explicó que se mostraron los resultados de la cadena de ensayos clínicos con niños y niñas con parálisis cerebral y hemiplejia, y con adultos mayores con problemas de movilidad. “Buscamos que la telerrehabilitación (TR) tenga el mismo efecto que la terapia cara a cara. Y ya tenemos resultados que nos permiten señalar que la terapia VERR tiene el mismo efecto que hacer la terapia en un consultorio, clínica, centro del adulto mayor o escuela especial. Sentimos que tenemos un compromiso social con la salud de las personas”.

Gatica agregó que “la telerrehabilitación sirve, pero el plus nuestro es que esta terapia tiene validación científica. Así, un adulto mayor fue capacitado como monitor de otros adultos mayores, y obtuvo los mismos resultados que un monitor kinesiólogo u otro similar. En el caso de los niños, la terapia la daban sus padres. Con esto, queremos mejorar la salud de las personas porque los centros como Teletón, por ejemplo, están muy congestionados. Y la terapia VERR nos permite garantizar lo que dice la neurociencia sobre la rehabilitación: debe contar con ejercicios de repetición para mejorar la plasticidad en el cerebro, contar con estímulos multisensoriales para mejorar el movimiento y el control postural, y que la motivación es fundamental para que las neuronas del sistema nervioso central gatillen sinapsis”.

Según la académica e investigadora, la presentación de la terapia VERR fue la más visitada en el Congreso de Investigación Aplicada, Tecnología y Salud. “La Teletón se interesó por el programa, así que esperamos hablar pronto con ellos”, señaló.

Valeska Gatica explicó que en la oportunidad se mostró un videojuego propio con plataforma de balance y otro sin plataforma pero con sensores en el cuerpo, recalcando que con esto la terapia especializada es trasladable al paciente o centro de salud privado o público. “Se llama My Virtual Physioterapist. Es único a nivel país y ya tiene patente, la primera de rehabilitación kinésica para nuestro centro. Mejora el control postural, la espasticidad y el equilibrio”, detalló la académica.

MEDITACIÓN VIRTUAL

Otra de las expositoras fue la académica Magdalena Cuevas, de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad de Concepción. La profesional explicó que su experiencia con la tecnología en pandemia, “ha sido principalmente aplicar un taller de meditación virtual a alumnos de nuestra Facultad y evaluar si éste ha mejorado su capacidad para manejar los desafíos académicos. La experiencia ha sido principalmente adaptativa, pero también tremendamente enriquecedora, porque a pesar de que se tuvo que modificar y transformar todas las actividades para lograr los objetivos que nos habíamos planteado, pudimos determinar con mayor claridad cuáles son los puntos críticos que debíamos trabajar con más cuidado”.

Consultada sobre si la virtualidad en pandemia ha sido un ventaja o desventaja, Cuevas señaló que “en nuestro caso, la interacción con los alumnos fue fundamental para determinar cuáles eran las necesidades que podíamos cubrir con la intervención o bien en qué punto debíamos dar mayor flexibilidad para lograr que los chicos conectaran con la actividad. No creo que podamos decir que es una desventaja, creo que es una oportunidad que nos permite crear nuevas formas de mejorar la calidad de vida de las personas, sin perder de vista la interacción social como parte del proceso, pero esta vez a distancia.

Sobre la enseñanza en este nuevo contexto, agregó que “as clases virtuales son una oportunidad para conocer otros aspectos de los estudiantes o para desarrollar otras habilidades que ellos poseen. Para mi es el empuje para transformar la actividad docente”.

La académica de la UdeC, detalló sobre el congreso que “terminé muy feliz de haber participado, sorprendida por la cantidad de innovaciones que se hacen en el manejo de los pacientes para cubrir sus necesidades. Me sorprendió la creatividad expresada por cada uno de los profesionales que participó y la rigurosidad con la que llevan a cabo cada una de sus investigaciones. Espero ansiosa poder participar en la próxima versión”.