Clínica de Fonoaudiología desarrolla programa de telerrehabilitación




Directora del centro, Claudia Montoya, explicó que esto “nos permitió plantear a la Escuela de Fonoaudiología una propuesta de internado online con los estudiantes de 5° año, el que comenzó en septiembre del año pasado”.

Desde abril de 2020 la Clínica de Fonoaudiología de la UTalca está desarrollando un programa de telerrehabilitación con el objetivo de dar continuidad a los tratamientos de sus pacientes. La directora del centro, Claudia Montoya, explicó que “fue un desafío en lo personal y profesional muy importante, ya que era una actividad nunca antes desarrollada por nuestro centro. Un porcentaje importante de nuestros pacientes tuvo acceso a conectividad de forma rápida, otros se fueron sumando de forma progresiva y algunos no pudieron continuar”.

Montoya especificó que hasta agosto de 2020 las atenciones estuvieron a cargo de los fonoaudiólogos que trabajan en la Clínica, Ilich Cancino y Jocelyn Madariaga, quienes apoyaron el proyecto y “realizaron un trabajo maravilloso con todos nuestros usuarios. Sin embargo, el desarrollo de este programa de telerrehabilitación nos permitió plantear a la Escuela de Fonoaudiología una propuesta de internado online con los estudiantes de 5° año, el que comenzó en septiembre del año pasado”.

Según la directora, “la Clínica de Fonoaudiología fue la primera Clínica de la Facultad de Ciencias de la Salud que inicio su internado de manera online, realizando un total de mil 339 atenciones durante el 2020 en el área de poliatención y 187 en el área de audiología (con los programas de tinnitus y de seguimiento a pacientes adaptados con audífonos)”.

Montoya agregó que “los estudiantes que efectuaron su internado en la Clínica, ya han egresado, cumpliendo un periodo de suma importancia; ya son fonoaudiólogos y si bien durante el transcurso de la pandemia se fueron habilitando otros centros para realizar su internado, nuestra Clínica fue el primero y uno de los más importantes para desarrollar una diversidad de acciones clínicas de manera remota”.

“Me siento muy feliz por todo lo que como equipo hemos logrado y en especial por lo que nuestro trabajo ha aportado con nuestros estudiantes y con nuestros pacientes. Agradezco a cada uno de mis colegas que se han sumado a trabajar con nosotros en este proceso, a nuestra asistente y a las autoridades de la Facultad que nos han apoyado siempre”, puntualizó.

PACIENTE

Patricia Toro, mamá del paciente Tomás Vergara Toro, señaló que su experiencia con la Clínica de Fonoaudiología y la telerrehabilitación “ha sido excelente. Al comienzo como todo niño no estaba acostumbrado a estar frente al computador, pero en poco tiempo ya era partícipe y activo en cada clase. Cada interna que ha trabajado con mi hijo Tomás ha sido muy carismática, paciente, innovadoras en su manera de trabajar las clases, atentas, preocupadas...”.

La señora Patricia explicó que Tomás ingresó a la Clínica de Fonoaudiología de la UTalca en enero del año pasado con una apraxia del habla. “Él solo decía mamá, papá, agua, sí y no. Hoy es capaz de producir frases cortas, mencionar lo que quiere o qué le pasó, es capaz de relatar a su manera su cuento preferido y logra cantar. Esperamos seguir teniendo muchos más avances”.

ESTUDIANTE

Para Esteban Bustamante, realizar la práctica profesional en la Clínica de Fonoaudiología “en un principio fue bastante difícil, sobre todo porque se tuvo que adaptar la terapia fonoaudiológica a la modalidad de teletrabajo. Sin embargo, durante todo el periodo tuve el apoyo de los docentes a cargo de la clínica, que me estuvieron guiando para poder dar la mejor atención posible a los pacientes… La cantidad de conocimientos que se adquieren es muchísimo mayor, incluso comparado con otros centros de internado”.

El joven agregó que “como profesional, ha sido una de las experiencias que más me ha ayudado en mi formación, en donde pude poner en práctica los conocimientos aprendidos en pregrado, para desarrollar las habilidades clínicas con las que me sigo desenvolviendo. Además de potenciar las habilidades blandas para tratar a los usuarios, que son fundamentales para dar una atención de calidad a quienes ponen sus dificultades en nuestras manos”.