El 2021 será el Año de las Frutas y Verduras




Sólo el 15% de los chilenos consume suficientes frutas y verduras, según la última Encuesta Nacional de Salud 2016-2017. Académica de Nutrición UTalca, Monserrat Morales, agregó que comer poco de estos alimentos provoca el 31% de las cardiopatías isquémicas y el 11% de los infartos en el mundo.

Este 15 de diciembre se dio inicio al Año Internacional de las Frutas y Verduras, luego que la Asamblea General de Naciones Unidas declarar al 2021 como el año de estos alimentos, para promover el aumento de su consumo, reducir el impacto medioambiental y fomentar estilos de vida más saludables.

“Las frutas y verduras son la piedra angular de una dieta sana y variada. Proporcionan al cuerpo humano abundantes nutrientes, refuerzan el sistema inmunológico y contribuyen a reducir el riesgo de contraer muchas enfermedades. Sin embargo, a pesar de estos enormes beneficios, no las consumimos en cantidades suficientes”, aseguró el secretario general de la ONU António Guterres, durante el lanzamiento oficial del Año.

Según Guterres, la iniciativa busca brindar atención a un sector crítico e instar a que se adopte un enfoque más integral de la producción y el consumo que beneficie a la salud humana y al medio ambiente.

La iniciativa fue presentada a la Asamblea General en 2019 por el Gobierno de Chile. Sólo el 15% de los chilenos consume suficientes frutas y verduras, según la última Encuesta Nacional de Salud 2016-2017. En áreas urbanas, el consumo de frutas alcanza un 15,5%, mientras que en áreas rurales sólo un 11,7%. Además, el 80% de las muertes son ocasionadas por enfermedades relacionadas con el exceso de peso, que también es un factor de riesgo para el Covid-19.

Sobre esto último, la profesora de la Escuela de Nutrición y Dietética de la UTalca, Monserrat Morales, agregó que el bajo consumo de frutas y verduras es responsable del 31% de las cardiopatías isquémicas y del 11% de los infartos.

Por el contrario “el consumo adecuado de frutas y verduras está asociado a un menor riesgo de padecer Enfermedades No Transmisibles (ENT). Puede reducir la incidencia de todos los cánceres entre un 5 a un 12%. En el caso del cáncer gastrointestinal en todo el mundo, puede reducirse entre un 20 y un 30%”, señaló.

Por eso la meta de este Año Internacional es lograr que las personas consuman al menos 400 gramos de frutas y verduras (F&V) al día. La docente explicó que “cada F&V aporta distintos nutrientes por lo que el consumo de una variedad de ellas diariamente ayuda a mantener la salud. Cada color aporta un componente saludable específico. Las frutas y verduras contienen fibra, vitaminas, fitoquímicos, antioxidante, flavonoides, antocianinas, minerales, son bajas en sodio y calorías”.

Una porción de F&V equivale a una unidad de fruta o un plato de verduras. También se puede medir como la cantidad que cabe en una mano.

Morales recordó que en el país existe el Programa 5 al día, luego que el INTA de la Universidad de Chile fuera invitado en el 2004 por la OMS como Centro Colaborador para implementarlo. Su objetivo es “la promoción del desarrollo de buenos hábitos alimenticios, en el contexto de una vida saludable, de manera de prevenir enfermedades, mediante diversas actividades, tanto públicas como privadas”.

RECOMENDACIONES

Por otra parte, la también académica de la escuela de Nutrición y Dietética de la UTalca, Emilia Giacaman, consultada sobre las recomendaciones para alimentarse saludablemente, explicó que en las frutas es variable el contenido de fructosa (azúcar de las frutas) y de glucosa que tienen en relación a su grado de madurez, por ello cuando decimos -por ejemplo- del plátano que es un alimento con alta concentración de fructosa, la glucosa que tiene se va a ver aumentada si éste se encuentra más maduro y la glucosa aumenta más rápido la glicemia sanguínea. Esto pasa en términos generales a todas las frutas”.

La docente agregó que las frutas “que contienen más índice glicémico, quiere decir, las que aumentan de manera rápida la glicemia en sangre (glucosa) son la papaya, el plátano, las cerezas oscuras, guindas, chirimoya, melón, piña y la sandía. Y las que tienen menor índice glicémico son la manzana verde, naranja, frambuesas y peras”.

EMBARAZO Y DIABETES

Las recomendaciones para las mujeres que se encuentran embarazadas, son “mantener la misma alimentación en cuanto a porciones de frutas y verduras que debiesen tener sin estarlo; consumir cinco porciones de frutas y verduras de diferentes colores es lo ideal”.

Por otra parte, las personas diabéticas, “debiesen cuidar las porciones, priorizando 5 porciones de frutas y verduras, pero las con bajo índice glicémico; en el caso de las verduras, priorizar siempre las de hojas verdes, lechuga, acelga, espinaca, etc., y las de color como zanahorias, betarragas, coliflor, consumir una taza como máximo por horario de alimentación, idealmente crudas”, dijo Giacaman.

APORTES A LA SALUD

Las frutas y verduras aportan no sólo vitaminas y minerales, sino también “fitoquímicos que entregan propiedades adicionales por color. Por ejemplo, el tomate rojo aporta licopeno que previene el cáncer de próstata y enfermedades al corazón; verduras de color blanco aportan órganos sulfurados que aumentan las defensas del sistema inmune, por ello es importante consumir 5 porciones de frutas y verduras a diario de diferentes colores”.

EMBARAZO Y DIABETES

Sobre esta celebración del 2021, el secretario de la ONU, agregó que “un momento clave del Año Internacional de las Frutas y Verduras será la cumbre sobre los Sistemas Alimentarios, en la que pediremos a todos que intensifiquen sus esfuerzos para que estos sean más inclusivos, resilientes y sostenibles”.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, tres de cada cuatro muertes en América Latina y Caribe son causadas por enfermedades no transmisibles generadas por el sobrepeso y obesidad tales como: enfermedades cardiovasculares, cáncer y diabetes.

El Año Internacional de Frutas y Verduras busca controlar estas cifras y concienciar acerca de los beneficios de estos alimentos.

Según el último informe de la Comisión EAT-Lancet, la obesidad causa más muertes en todo el mundo que la combinación de las enfermedades de transmisión sexual, el tabaco y la violencia armada.

Además, la pandemia de Covid-19 ha afectado las cadenas de suministro de alimentos, aumentando el riesgo de pérdida y desperdicio de alimentos en productos perecederos como frutas y verduras, pescado y leche, debido a retrasos en la producción y entrega, y la escasez de mano de obra, incluida la de trabajadores temporales y migrantes, así como la necesidad de implementar medidas apropiadas, incluida la bioseguridad, para salvaguardar alimentos, seguridad alimentaria y nutrición suficientes, inocuos y nutritivos.