Discriminación más frecuente es “invisibilizar a las personas en situación de discapacidad”




Académico de la Escuela de Kinesiología UTalca José Bustos, explicó que, por ejemplo, “cuando van acompañadas a hacer algún trámite, se tiende a tratar al acompañante en vez que de la persona con discapacidad. Y si van solas no les hablan, las despersonalizan y asumen que no son capaces de tomar sus propias decisiones”.

Con motivo del Día de la Inclusión (3 de diciembre), el Programa de Inclusión de Estudiantes en situación de Discapacidad (PIESD) de la UTalca realizó la charla “Discapacidad y lenguaje en la realidad”, donde se abordaron temas como “el concepto de integración y el lenguaje mas adecuado para referirnos a una persona en situación de discapacidad”, explico el académico de la Escuela de Kinesiología de la casa de estudios, José Bustos.

En el Maule el tema adquiere relevancia ya que según la última Encuesta Nacional de Discapacidad (ENDISC II, 2015) el 20,2% de la población adulta de la región del Maule se encuentra en situación de discapacidad, de los que el 12,1% presenta discapacidad leve a moderada y el 8,1% discapacidad severa. “Dentro de las principales causas de discapacidad está la enfermedad del ojo y las de origen físico”, detalló Bustos.

Consultado por los tipos de discriminación más frecuentes que sufren las personas con discapacidad, el académico señaló que éstas “se asocian a invisibilizar a las personas en situación de discapacidad. Por ejemplo, cuando van acompañadas a hacer algún trámite, las personas tienden a tratar al acompañante en vez que de la persona con discapacidad. Y si van solas no les hablan, las despersonalizan y asumen que no son capaces de tomar sus propias decisiones. Falta aún mucha sensibilización respecto al tema en nuestra sociedad”.

LENGUAJE INCLUSIVO

¿Por qué es necesario usar el lenguaje inclusivo? El profesor Bustos dijo que éste busca “normalizar el trato hacia las personas que viven con alguna situación de discapacidad, evitando los eufemismos o el trato peyorativo que aun existe en el vocabulario habitual de la población chilena. Una situación común es el indicar o describir a la persona con discapacidad en base a su limitación o deficiencia (el sordito, el cieguito, el discapacitado, etc.), y no por su nombre, que sería lo correcto”.

Otro error es referirse a esta población como "minusválidos", "inválido", "deficiente" o "discapacitado". Todos estos términos -explica Bustos- “tienen una connotación negativa, es preferible referirse como ‘personas en situación de discapacidad’".

El académico de la Escuela de Kinesiología de la UTalca agregó que, en el caso de las personas con discapacidad visual, se tiende a decir: “cieguito”, "invidente", "no vidente". “Aquí lo correcto sería decir ‘persona ciega’, o si tiene un remanente de visión ‘persona con baja visión’.

La charla se dio en el contexto de la actividad virtual “Experiencias de Inclusión de Estudiantes con Discapacidad”, organizada por la Red de Universidades Chilenas.

El Día de la Inclusión, cada 3 de diciembre, fue establecido por la Asamblea General de las Naciones Unidas para incentivar acciones que favorezcan la inclusión de personas que se encuentren en esa condición.

La coordinadora del CIMA UTalca, Carla Arellano, destacó que la jornada “fue un espacio muy enriquecedor para reconocer los avances que han tenido las universidades y visualizar lo que hemos hecho desde el inicio del programa el 2019 hasta ahora”, y recordó que en la materia “ya contamos con una política institucional y una admisión especial de Inclusión”.