Expertos quieren derribar mitos sobre la tartamudez




Escuela de Fonoaudiología UTalca y Fundación Chilena de la Tartamudez realizaron charla para dar a conocer esta afección y acabar con prejuicios que perjudican la vida de este grupo.

Con el propósito de difundir a la comunidad qué es y cómo se aborda la tartamudez desde la mirada de padres, personas que tartamudean y terapeutas, se realizó la charla online "Profundizando en la Tartamudez", organizada por la Escuela de Fonoaudiología de la UTalca.

Orietta San Martín, coordinadora de la Unidad de Habla y Deglución de dicha carrera y moderadora de la actividad, señaló que ésta se realizó en conjunto con la Fundación Chilena de Tartamudez. La académica explicó que esta afección “es un trastorno de la fluidez del habla, es decir, de cómo fluyen nuestras palabras mientras hablamos. Se caracteriza por producir disfluencias atípicas, vacilaciones, pausas prolongadas, repeticiones de sílabas o palabras entre medio de una frase de manera involuntaria, que dificultan al hablante expresarse adecuadamente. En la mayoría de los casos tiene su inicio en la infancia temprana”.

San Martín detalló que “la fonoaudiología puede abordar la tartamudez desde su inicio en etapa preescolar, a través de una atención temprana que involucra trabajar principalmente con la familia del niño y su entorno, posteriormente realiza un trabajo terapéutico y de acompañamiento en la etapa escolar y en la adolescencia, de manera colaborativa con otros profesionales de la salud y la educación, siempre buscando realizar un abordaje individualizado y centrado en optimizar la comunicación y calidad de vida de la persona que tartamudea”.

En la charla también participaron Carolina Correa, presidenta de la Fundación Chilena de la Tartamudez; Valentina peña, embajadora de la entidad y fonoaudióloga; David Barría, embajador de la fundación y estudiante de Psicología de la U. San Sebastián, y Nicole Garrido, secretaria de la fundación y fonoaudióloga de la UTalca.

Garrido, egresada en 2011 de la Universidad de Talca, explicó que el rol de la Fundación Chilena de la Tartamudez “es apoyar a quienes tienen esta condición y a sus familias, así como educar y concienciar a la población sobre ella. La tartamudez es un trastorno de la fluidez del habla, que puede afectar en distinta medida a quien tartamudea, limitando su participación en actividades escolares, laborales, sociales o familiares”.

La profesional agregó que “la persona que tartamudea se enfrenta a distintos prejuicios o mitos, como por ejemplo que son menos inteligentes, que son nerviosos o ansiosos, que la tartamudez es psicológica, que no pueden trabajar en ocupaciones que requieren hablar mucho, por mencionar algunos. Es importante difundir sobre esta condición, para informar a la población en general, profesionales y familias de personas que tartamudean sobre los conceptos actuales, que irán poco a poco eliminando el estigma social que pesa sobre la persona que tartamudea”.

El tratamiento de la tartamudez es fonoaudiológico, en primera instancia, siendo esencial contar con capacitación en el área y experiencia clínica para lograr los objetivos de la intervención. “El abordaje actualizado de la Tartamudez es multidimensional, ya que las trabas que escuchamos y vemos en el habla de la persona, son sólo la punta del iceberg, por lo tanto, debemos también tratar lo que está debajo del mismo, como son los pensamientos, emociones, conductas de aislamiento social y autolimitaciones lingüísticas que vive quien tartamudea”, señaló la profesional utalina.

Garrido agregó que parte de los beneficios que entrega la Fundación Chilena de la Tartamudez a quienes tartamudean y sus familias, es contar con un listado de profesionales capacitados y con experiencia comprobable en el área, al que pueden acceder por medio de la página web www.somostartamudez.cl.

EMBAJADORES

Otro expositor en la charla fue David Barría, estudiante de Psicología en la USS, quien al ser consultado señaló que “al ser embajadores pasamos a ser representantes de la fundación en cada lugar y actividad que desarrolle la institución. En mi caso, desde Concepción apoyo la coordinación de los grupos de ayuda mutua y en la participación de charlas de sensibilización”.

Barría agregó que “principalmente me interesó el tema, ya que soy una persona con tartamudez y sé por todas las dificultades que se debe pasar, debido a la ignorancia o poco conocimiento de la sociedad. Quiero ayudar a hacer una sociedad más empática”.