Telerrehabilitación: las ventajas del tratamiento a distancia




Profesora Valeska Gatica explicó a la Revista de Investigación UTalca (n°6) qué es la Terapia VERR. “La idea es que la terapia la pueda aplicar un profesor en una escuela especial, un terapeuta en un consultorio lejano, un monitor en un club de adultos mayores o papás con sus hijos en sus casas. Buscamos que el efecto cara a cara, paciente-tratante, sea el mismo que logra un papá o mamá en la casa, u otro cuidador o un monitor que no sea necesariamente un especialista ubicado en una consulta”, detalló.

Durante 12 años la profesora Valeska Gatica, académica de la Facultad de Ciencias de la Salud de la UTalca, ha trabajado el tema de la rehabilitación kinésica, especialmente de la telerrehabilitación, “que significa hacer terapia física a distancia, y para eso se requiere, primero, crear y haber probado una terapia de rehabilitación, que en este caso es la terapia VERR, y saber que los resultados en los pacientes son los esperados. Ahora estamos haciendo dos ensayos clínicos, uno en niños y adolescentes, con hemiplejia, o diplejía, con las piernas más afectadas que los brazos, y otro con adultos mayores. La idea es comparar los resultados de estos dos grupos, con otros dos con una rehabilitación convencional, cara a cara entre paciente y tratante”, señaló la profesional.

“Buscamos que la terapia la pueda aplicar un profesor en una escuela especial, o un terapeuta en un consultorio lejano, un monitor en un club de adultos mayores o papás con sus hijos en sus casas. Buscamos que el efecto cara a cara, paciente-tratante, sea el mismo que logra un papá o mamá en la casa, u otro cuidador o un monitor que no sea necesariamente un especialista ubicado en una consulta”, detalló Gatica.

Esta telerrehabilitación funciona a través de un software “que nos permite seguir si los monitores tienen dudas y evaluando a distancia cómo lo están haciendo. Ya comprobamos que la terapia debe ser guiada verbalmente por un tratante (familiar o no, profesional o no profesional), y en forma táctil, guiando los movimientos, al menos en una fase inicial. Luego, cuando el paciente ya los aprende, no es necesario”.

La investigadora agregó que “en un principio pensaba que esto se podría hacer mediante un juego o video, sin un guía, pero comprobamos que no da resultado, no tiene efecto, por lo tanto, nuestro modelo de telerrehabilitación es que, otro -una persona que no sea necesariamente un profesional de la salud- pueda capacitarse en la terapia por 14 horas, y luego lo pueda hacer a distancia mediante un software”.

Valeska Gatica lleva dos años y medio trabajando este modelo, “y 12 en la terapia VERR. Es una terapia de videojuegos, que nació con la consola Nintendo Wii. Escogimos una serie de juegos fisiológica y biomecánicamente probados, a los que agregamos algunas cosas. Para niños y niñas con hemiplejia y diplejia, probamos que 18 sesiones es lo mínimo para que muestren resultados positivos en su postura, en el movimiento y en la espasticidad. Lo mismo probamos en adultos mayores. Sin embargo, ahora hemos incorporado más sesiones a los niños del área neurológica, y lo hemos aumentado hasta 24 sesiones”.

Sobre la diferencia de ambas terapias, la profesional dijo que “la terapia VERR significa rehabilitación con realidad virtual aumentada y tiene un protocolo de ejercicios para adultos mayores, otro para niños con hemiplejia o diplejia; también tenemos un protocolo para Parkinson y otro para niños con síndrome de Down. Otra cosa es la telerrehabilitación, que tiene un software que permite comunicarse, muy fácil de usar. Los papás han aprendido cómodamente; los colegas del área también, así como el adulto mayor. Nos permite ver al paciente en su terapia, con un guía o a lo mejor ya está haciéndolo solo. Generalmente ya la han aprendido a la tercera semana de manera independiente o autónoma”.

DISCAPACIDAD V/S ENVEJECIMIENTO

Sobre poner el esfuerzo de los avances de la rehabilitación en un grupo en especial, la profesora señaló que “podría estar primero la discapacidad, porque la movilidad saludable de los adultos mayores puede ser abordada desde la prevención, con hábitos. Un adulto y luego un adulto mayor que no hace actividad física va directo a un grado de discapacidad física, motora o sensorial. En 2025 se estima que la población de tercera edad va a ser mayor que la de jóvenes, niños y niñas en Chile. La Región del Maule es la primera en cuanto a cantidad de personas con discapacidad y ya es la tercera con más población envejecida. Entonces uno se pregunta, en 2025 cuántos adultos mayores van a tener un grado de discapacidad, y eso va a ser un gran problema de salud pública”.

La profesional dijo que, sin embargo, “estadísticamente hay más de 500 clubes del adulto mayor en el Maule, que están muy bien enlazados con los municipios y el Senama, donde se promueve la actividad física y la evaluación de salud multiprofesional. Desde esa mirada, uno podría concluir que hay mayor estímulo o avance para la salud y la actividad física de los adultos mayores, no así para la población que está solo en el estatus de discapacidad de cualquier tipo (en el Maule la más frecuente es la motora); hay menos opciones para ellos. Por eso nosotros estamos impulsando -con la telerrehabilitación- que estas personas (la tasa de discapacidad en el Maule señala mayormente a personas de 0 a 14 años) puedan ver aumentadas sus habilidades motoras o de movilidad y contribuyan a la fuerza laboral de la región bajando el costo al Estado”.

GÉNERO E INVESTIGACIÓN

Sobre la participación de la mujer en ciencia, en especial en su área, Valeska Gatica afirmó que no ha sufrido problemas de discriminación, sino que ha notado que son pocas las colegas mujeres que se dedican a la investigación en su rubro en Chile. “Hay pocas mujeres en transferencia tecnológica en el país, yo diría que conozco solo a una que hace investigación en movimiento humano y neurorrehabilitación; pero en transferencia tecnológica, que es lo que he abordado en los últimos tres años de mi carrera, no. Cuando partí investigando este tema también éramos un número mínimo, hace poco se han sumado. Entonces la dificultad es que no hay un ambiente o red para hacer colaboraciones en Chile, por lo que sales a buscar a otros países, y eso no es malo, pero lo hace más difícil e involucra costos. En eso ayudan muchos los congresos donde uno presenta sus trabajos, las conferencias, etc.”.

Gatica señaló como ejemplo que “en Australia las mejores evaluadas a nivel de CEO, gerentes, son mujeres: optimizan mejor los recursos, el tiempo, y tiene mejor trato con sus trabajadores; en investigación creo que hace unos cinco años se ha ido instalando una cultura más favorable a la mujer en Chile, sobre todo de la maternidad en el campo laboral, y también porque hay muchas más formas tecnológicas de optimizar el tiempo. Antes no se daba eso, pero lo juzgo como algo globalizado en el sentido de que cuestan los cambios culturales, son patrones que se cargan de hace tanto tiempo, donde se veía a la mujer en un rol más hogareño, no tan dinámico y claramente menos gestionadora o no gerenciadora de alguna idea o de un grupo de personas”.

La académica recalcó que en el tema género e investigación la UTalca ha dado pasos importantísimos “antes de estos cinco años que señalaba y eso hay que destacarlo”. “Ser investigadora de la UTalca ha sido totalmente enriquecedor porque se logra incorporar que la investigación es algo absolutamente necesario y que se puede transferir a las personas, que no quede solo en un paper, sino que favorezca directamente a la población”.