Equipo docente de Tecnología Médica distribuyó materiales a 77 estudiantes




Profesoras del módulo Medicina Transfusional viajaron a las 21 comunas de residencia de los alumnos y alumnas para entregar personalmente a cada uno/a un set con elementos que les permitirá aprender y practicar la instalación de un hemocomponente sanguíneo.

¿Cómo aprender y ensayar en lo práctico conocimientos ligados a atención de pacientes, pese al confinamiento? El equipo docente del ramo Medicina Transfusional de la Escuela de Tecnología Médica de la Universidad de Talca, se las ingenió para lograrlo.

Las académicas Natalia Véliz, Carla Toro, Mónica Maldonado, Claudia Araya, Marcela Vásquez y Guillermo Ramírez, decidieron ir hasta las comunas de residencia de 77 estudiantes que cursan el módulo para entregarles personalmente un equipo que incluye “elementos para construir un fantoma que representa vías venosas del antebrazo, unidad de sangre artificial, infusor de sangre, vías venosas (bránulas), jeringas, suero fisiológico, tubos de recolección de muestra de sangre, tela adhesiva y Tegaderm”, explicó la profesora Natalia Véliz.

Así, dijo la académica de la Facultad de Ciencias de la Salud, podrán desarrollar la “instalación de vías venosas para terapia transfusional, la conexión de una unidad de sangre a un infusor de administración por vía venosa, probar permeabilidad de vías venosas instaladas o regular el goteo de administración de componentes sanguíneos”.

La idea, recalcó Véliz, es que los estudiantes “aprendan, practiquen y desarrollen habilidades procedimentales relacionadas con la administración de tratamientos endovenosos. Sabemos que estudiar en tiempos de pandemia es difícil. Quizás muchos deban compartir la habitación cuando están en clases online, o cuidar a sus hermanos menores, otros a lo mejor deben sobrellevar la enfermedad de algún familiar; entonces, para todos ha sido un año muy difícil, por lo que este pequeño gesto, donde prime la seguridad de ellos en su educación, es un gran logro. Porque el no tener habilidades prácticas les puede generar muchas inseguridades, entonces quisimos aportar de esta manera. Queremos que sigan encantados con la carrera y con la medicina transfusional”.

En tanto, la profesora Mónica Maldonado, coordinadora del mencionado módulo, recalcó que la motivación por hacer esta entrega, “nació de la necesidad de desarrollar algunas actividades prácticas, para lo que se pensó en una estrategia metodológica que permitiera a los estudiantes ejecutar los procedimientos necesarios para hacer la instalación de un hemocomponente sanguíneo como terapia transfusional”.

La académica agregó que “para esto era necesario que cada uno contara con lo mínimo que les permita conocer, manipular y practicar con los elementos con que se hacen estos procedimientos”.

Para la entrega de los materiales en forma personal, Maldonado explicó que el equipo docente se distribuyó las comunas de residencia de los jóvenes, “de tal manera que llegamos hasta ellas. Ésta era la forma más rápida y segura para que cada uno de ellos pudiera contar con este set”. Al mismo tiempo, agradeció “la buena disposición de las y los jóvenes, quienes dieron las facilidades para acercarse a recibir el equipo hasta lugares más cercanos a la carretera de cada comuna. Sin esta ayuda habría sido todo más lento y engorroso”.

El equipo docente visitó para tal efecto las comunas de Chillán, San Carlos, Parral, Longaví, Linares, San Javier, Talca, San Clemente, Río Claro, San Rafael, Molina, Curicó, Licantén, Paredones, Placilla, San Fernando, Chimbarongo, San Vicente, Puchidegua, Santa Cruz y Teno; y se envió por correo a Angol y Santiago.