Exitosa Jornada de Actualización sobre Alergias e Intolerancia Alimentaria



Académica de Nutrición y Dietética señaló que el Ministerio de Salud “estima que existe una prevalencia de alergia alimentaria de un 4,9% entre los menores de un año”.

En los años 90, 1 de cada mil 800 personas era celiaca en Chile, es decir, presentaba alergia alimentaria o intolerancia al gluten. Sin embargo, según cifras de 2009-2010, el número de afectados ha ido creciendo. La nutricionista Giselle Muñoz, indicó en la IV Jornada Abordaje Actualizado de Alergias e Intolerancia Alimentaria (de la Escuela de Nutrición y Dietética de la UTalca), que “ahora, con otro tipo de búsqueda en individuos de grupos de riesgo, ha aumentado. En mayores de 15 años, el 1% de población es susceptible y podría presentar esta enfermedad en el futuro. Tenemos 100 mil celíacos en Chile que no han sido diagnosticados correctamente”.

¿Quiénes forman parte del grupo de riesgo? Familiares en primer grado de pacientes con la enfermedad diagnosticada y pacientes con otras condiciones autoinmunes o genéticas. “Ha aumentado la prevalecía a nivel mundial”, dijo la nutricionista.

La enfermedad celíaca se conoce hace 2 mil años, dice la profesional. “En siglo 20 se estableció su relación con la ingesta de gluten. En los últimos años se ha puesto de moda una corriente de alimentación libre de gluten y trigo para bajar de peso, y no es muy real: encarece los costos de una familia porque es más bien un negocio que no tiene relación con una alimentación saludable”.

Sobre este tema, Giselle Muñoz agregó que “la enfermedad celiaca (EC) no es lo mismo que alergia al trigo y sensibilidad no celíaca al gluten. También hay que saber que hay productos que se dan para celíacos, pero no son saludables”.

La EC es una condición crónica, inflamatoria, autoinmune, con un fuerte componente genético, de alta prevalencia, que se desarrolla a cualquier edad, con mayor frecuencia en el sexo femenino. Impacta negativamente la calidad de vida y genera altos costos socioeconómicos para el paciente y su familia y para los servicios de salud, recalcó la especialista.

SÍNTOMAS

Los síntomas de la enfermedad celiaca son diarrea crónica, poco crecimiento, baja estatura y talla, dolor abdominal recurrente, constipación; retraso en el desarrollo, anemia, alteraciones dentales, infertilidad, entre otros.

JORNADA DE ACTUALIZACIÓN

La IV Jornada de Actualización “Abordaje de Alergias e Intolerancia Alimentaria”, fue organizada por la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad de Talca.
Su directora, Mónica Jiménez, señaló que “la incidencia de alergias alimentarias en Chile ha ido en ascenso en la última década, particularmente en el grupo etáreo infantil. La más frecuente es la alergia a la proteína de leche de vaca (APLV). Pero, según expertos de la Sociedad Chilena de Gastroenterología, existe un sobrediagnóstico de esta condición, ya que el 90% de ellas se resuelve pasado el primer año de vida; en los niños pequeños hay procesos fisiológicos que se superan a medida que los niños crecen y se desarrollan. La causa puede ser inmadurez, debido a ello algunos niños sufren cólicos y refluyen leche; lo anterior no significa que exista una patología”.

La académica utalina señala que el Ministerio de Salud “estima que existe una prevalencia de alergia alimentaria de un 4,9% entre los menores de un año. Por eso amplió el Programa Nacional de Alimentación Complementaria para los pacientes con APLV que no pertenecen a Fonasa. La alergia a la proteína de la leche de vaca no es la única alergia que afecta a la población. El fenómeno es mucho más amplio y existe acuerdo global en que la mayoría de casos de reacciones adversas a algunos alimentos, se asocia a lácteos, huevos, maní y otros frutos secos de árbol como almendras, avellanas y nueces; pescados, crustáceos (langostinos, camarones) y moluscos (choritos, almejas) soya y trigo”.

Como consejo, la profesional recalca que “es importante leer el etiquetado nutricional de los alimentos procesados, que informa de los ingredientes contenidos en el producto; y tener precaución con los cereales y harinas que pueden contener soya o trigo”.